¿Cómo facilitar la lectura de tu página web?

La masificación del internet no necesariamente ha venido aparejada con una aumento cuantitativo de la lectura. Reflexionemos: ¿Cuánta información de cada página que visitas a diario lees completamente? ¿Cuántas web visitas períodicamente para leer contenidos largos y completos?

Se ha demostrado cientificamente que casi el 80% de las personas que navegan en la web hacen lecturas rápidas: sólo leemos fragmentos de la información. Para quienes tenemos una página este dato no es menor, pues lo que siempre vamos a querer es que las personas entren y lean nuestro contenidos hasta llegar a las llamadas de acción que necesitamos para mantenernos online. Entonces, ¿cómo facilitar la lectura de tu página web?

Revisemos dos técnicas importantes para diseñar el contenido de nuestra web de tal manera que atrapenos la atención de los visitantes para que lean los contenidos que colguemos. Para aplicar cualquiera de las dos ténicas de diseño, primero responde las siguientes preguntas: 1) ¿Qué parte de la web te interesa que revisen los usuarios? 2) ¿Cuál es la jerarquía de importancia de estas partes? 3) ¿A cuál acción final quiero llevar a los usuarios?

La primera técnica es el diseño de patrón Z. La idea fundamental de este diseño es ubicar la información y el contenido de nuestra página web de tal manera que las personas que entre en ella tracen con la vista una línea similar a la de una Z y capten el contedio que ubiquemos bajo dicho patrón. Este forma de diseño es ideal para las páginas que tienen mayor cantidad de contenido visual.

En la parte superior del patŕon Z puedes colocar información rápida que indique el sentido e identidad de tu web: el logo, un eslogan, etc. Ese es un lugar propicio para colocar un menú para la navegación sencilla y rápida con botones que las personas buscan fercuentemente: “Quiénes somos”, “Contacto”, etc.

Luego viene la parte diagonal del patrón Z, que funciona como camino visual hacia el siguiente punto de importancia de tu página. Este es un espacio recomendable para colocar imágenes, videos o fotos llamativas, que mantengan la atención del usuario y le inviten a continuar revisando la página.

Finalmente, la parte inferior del patrón Z es crucial para “cerrar” el trato con el visitante y que atienda el llamado a la acción que tienes para él: vender un producto, incribirse en algún curso, solicitar servicios vía web, etc. En este espacio es importante colocar información segura y confiable de lo que ofreces, que no deje dudas: utiliza efectos de diseño con colores vivos y llamativos, que contrasten y capturen la atención.

La segunda ténica es el diseño de patrón F. Este diseño es ideal en una web que maneje alto contenido escrito. En un sitio así, nos interesa sobremanera la lectura de página web efectiva.

Las líneas horizontales del patŕon F son clave para dar la primera impresión del contenido de tu página. Aquí puedes jugar con los títulos y subtítulos, para que contengan la información necesaria sobre el qué, cómo, cuándo y dónde de tu artículo. Puedes resaltar en ellos las palabras clave, y no esperes al final del párrafo para termina la idea central del texto: puedes decirlo en una línea y luego desarrollarlo. La segunda línea horizontal del patrón F complementa la inforamción de la primera.

Luego, en la línea vertical tienes que incluir un elemeto que llame la atencíon: una cita, destacada, imágen, frase clave en nigrillas, etc. Esto es importante para mantener la atención del usuario en tu web.

Con cualquier patrón que elijas en tu web, siempre es prudente hacer consultas con familiares y amigos, y utilizar algún herramienta que te ayude a medir la efectividad del patrón para la lecutra de tu página.